¿Cómo funcionan los colchones de espuma inteligentes?

Introducción

En Argentina todavía no estamos acostumbrados a usar colchones de espuma. Y nos estamos equivocando.

Lo que compramos normalmente son colchones de resortes, que si bien fueron lo mejor hace unas décadas cuando todavía no se habían desarrollado las espumas inteligentes, no son la mejor opción en términos de comodidad y de bienestar para el cuerpo. Es decir, más allá de que hubo mejoras en los colchones de resortes, por ejemplo en la forma de los resortes que se usan, estos siguen siendo esencialmente los mismos productos que los que había hace 40 años. Si tuviéramos que desarrollar un colchón desde cero en el 2018, ¿elegiríamos los resortes? La respuesta es que “no” gracias a que tenemos espumas inteligentes (como la famosa “memory foam” que fue desarrollada por la NASA y mejorada radicalmente en los últimos 10 años)

Entonces, ¿por qué los seguimos comprando? Por un lado, que no es menor, porque nos es fácil dejar de seguir la costumbre. Tenemos miedo a probar lo nuevo y, frente a la normalmente pésima experiencia de compra que ofrecen las principales compañías de colchones, optamos por lo que ya conocemos aunque sabemos que esto “no puede ser lo mejor” y terminamos rápido con el trámite.

Por el otro, nuestro mercado está dominado por pocas compañías grandes que no tienen incentivos a invertir en nuevos productos o a promover grandes cambios. Si tienen una posición dominante sobre el mercado, ¿para qué innovar? Para ellas cuanto más sigan las cosas igual, mejor. Los que sufrimos somos indiscutiblemente los consumidores. Sólo hace falta comparar los tipos de colchones que se ofrecen en nuestro mercado vs. lo que se ofrece en USA y Europa.

Mirá cómo son Casper, Leesa o Tuft&Needle en Estados Unidos,  y comparalas con lo que tenemos en Argentina. Cuánto nos falta, ¿o no?

Consecuencia de esto último, habiendo sólo espumas de baja calidad, es que tenemos una inclinación a pensar que las espumas no pueden ofrecer lo mejor, lo cual es sin dudas un error.

¿De qué están hechos los colchones?

El principal material de los colchones de espuma inteligente es, obviamente, espuma. ¿Qué tipo de espuma? Alguna variación de espuma de poliuretano, siendo la “memory foam” o espuma viscolástica la más conocida de ellas.

Lo que hace interesante a la espuma de poliuretano al momento de fabricar colchones es su estructura molecular. En síntesis, si vemos en un microscopio a la espuma de poliuretano vamos a encontrarnos con muchas “cajitas”, de distintos tamaños y formas, que dentro de ellas tienen aire. Dependiendo de la composición química de la espuma vamos a ver más o menos cajitas “guardando” más o menos aire. Gracias a estas “cajitas” es que los colchones de espuma son más cómodos y ofrecen un soporte mucho mejor para el cuerpo que los colchones de resortes.

Cuando nos acostamos en un colchón de resortes, el área en la cual distribuimos el peso de nuestro cuerpo va a depender del diámetro de los resortes y la cantidad que haya. Y a medida que nuestro cuerpo pone presión sobre los resortes, estos ejercen la presión inversa sobre nosotros, generando puntos de presión y haciendo que nos duelan los hombros, la cadera, etc. Los colchones de espuma, en cambio, a partir de su estructura molecular única, distribuyen el peso del cuerpo en puntos de contacto “infinitos”. De esta manera, se amoldan a nuestro cuerpo y evitan que haya zonas de presión que nos molesten al momento de dormir.

Por la misma causa, otro beneficio de la espuma es que no transmite el movimiento a lo largo del colchón. Esto significa que si dormís en pareja tus movimientos no van a afectar a quien tengas a tu lado y viceversa. Con los resortes, en cambio, a menos que hablemos de colchones de altísima calidad, cualquier movimiento se reproduce en mayor o menor medida a lo largo del colchón.

¿Qué encontramos si abrimos un colchón de espuma?

Para encontrar el punto de comfort justo en un colchón, no sólo se puede trabajar con la composición química de las espumas sino también combinándolas unas con otras. Construir los colchones como “capas” de espumas de distintos tipos es la mejor manera de lograrlo.

La mayoría de los colchones de espuma de calidad media para arriba se forman a partir de distintas “capas” de espumas con diferentes densidades y niveles de firmeza. Hago hincapié en que esto no se aplica a los colchones de gamas bajas porque en esos casos sólo hay un bloque de espuma de poca calidad. Éste es el tipo de colchón de espuma anticuado, y que no compraríamos si pudiéramos elegir, que tanto retrasó al mercado argentino.

Esencialmente, los colchones de espuma inteligente se componen de 3 capas:

  1. Capa de comfort
  2. Capa de transición
  3. Capa de soporte

Normalmente, a mayor distancia de la superficie, mayor firmeza tiene la espuma y menor es su densidad – en la próxima sección hablamos más sobre esto. Esto es lo que se conoce como una construcción “progresiva”

La capa de comfort está hecha de una espuma de alta densidad (más puntos de contacto = mejor distribución del peso) y que está diseñada para darnos esa sensación de hundirnos levemente y sentir que el colchón se amolda a nuestro cuerpo y no al revés. Al ejercer peso con nuestro cuerpo sobre la espuma, generamos que el aire dentro de las “cajitas” (que vimos antes) salga, usando ese espacio para acomodar a nuestro cuerpo y acercándonos a la espuma de transición debajo. Normalmente la capa de comfort tiene 4-6 centímetros de altura.

La capa de transición es más firme que la de comfort. Una vez que la capa superior se amolda a nuestro cuerpo queremos suporte ya que si no lo hubiera nos estaríamos hundiendo y eso no es cómodo. La capa de transición brinda un soporte inicial al cuerpo en general (vs. a partes específicas). Normalmente la capa de comfort tiene 4-8 centímetros de altura.

La capa de soporte es la más firme de todas y es la que le da soporte a las partes más pesadas del cuerpo. Normalmente la capa de comfort tiene 10-15 centímetros de altura.

¿Qué hay que mirar al momento de evaluar una espuma?

Los 2 números que tenemos que considerar cuando evaluamos una espuma son el IFD (indentation force displacement) y la densidad.

El IFD es el número que mide la firmeza de una espuma. Cuanto más alto sea el IFD mayor firmeza tendrá la espuma. El IFD representa en libras-fuerza la fuerza que es necesaria para hundir 4 pulgadas de la espuma en un 25% (i.e. cuánta fuerza necesitamos para hundir la espuma 1 pulgada). El IFD que normalmente encontramos en una capa de comfort es de 20-24 lbf mientras que el de una capa de soporte es de 30-38 lbf. Hago énfasis es que el IFD es sólo una medida de firmeza y no de calidad.

La densidad, en cambio, sí puede ser considerada una medida de calidad. A mayor densidad, mayor puntos de contacto y, en consecuencia, mejor distribución del cuerpo. Asimismo, cuanta más espuma haya por metro cúbico, mayor va a ser su durabilidad. La densidad mide la cantidad de espuma en un metro o pie cúbico.

Finalmente, para asegurarnos que nuestro colchón está hecho de espumas de calidad, podemos fijarnos que éstas cuenten con la certificación CertiPUR. Esta certificación garantiza que la espumas no dañan la capa de ozono y que no afectan la salud de una persona típica.

Conclusión

Si bien las pocas compañías que dominan el mercado argentino nos acostumbraron a comprar colchones de resortes, tenemos que interiorizar la idea de que no son lo mejor alternativa a la hora de dormir. Para resumir, los colchones de espumas inteligentes distribuyen mejor el peso del cuerpo y evitan que haya zonas de dolor, no transfieren el movimiento de un lado al otro, son más silenciosos y tienden a durar más (i.e. si se rompe un sólo resorte el colchón ya se hunde).

Sabiendo esto, a la hora de ir a comprar un nuevo colchón, tenemos que empezar a pedir a las marcas alternativas hechas 100% en espumas. Y cuando vayas recordá lo que vimos en este post porque probablemente quien esté haciendo la venta nos quiera chamullar :S

Si te quedó alguna duda o querés compartir cualquier comentario, escribinos a hola@proyectodescansar.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s